martes, 24 de julio de 2012

Tarta del día del Carmen

Hola a todos!

Después de más tiempo del que me hubiese gustado, os traigo la tarta que hice para el día del Carmen.


Desde toda la vida de dios y desde que el mundo existe, en mi familia nos reunimos cada vez que hay un evento. No tiene por qué ser un evento extraordinario, como reyes, una graduación o el día de la madre, también nos reunimos para los eventos ordinarios. Un cumpleaños, otro cumpleaños, un santo, otro y otro santo... Y menos mal que somos tradicionales y nos llamamos como las madres, las madres como la abuela, los padres como los hijos... Así cada celebración de onomástica tiene una media de 2 personas largas. Pero, aún así dan una media de 1 reunión cada 2 semanas, con su tarta y su cante de por medio, cante a tono, por supuesto, "te deseamos todos" es lo que mejor nos sale, con la dificultad que entraña; es así como mana la verdadera tradición. Nosotros somos de hacer las cosas bien, da igual cuántos años se cumplan o la vergüenza que le dé al homenajeado, esto se hace por loles y punto; buena era mi abuela para quedarse sin comer tarta un día que se debía comer tarta.


El día del Carmen es uno de los días gordos: la patrona de Barbate, feria, festivo, y abundan en la familia. Mi Tatá, mi prima y mi abuela. Cuando nos dejó, las Maytes las igualamos, quedándonos 2 a 2. Pero fue CARMEN el nombre que elegí para mi nenita preciosa, con todo el cariño del mundo, por la patrona, por lo festivo, por tradición y, como no, por mi abuela. Además, porque todas las Cármenes que conozco han aportado cosas extraordinariamente positivas a mi vida. Me dio igual volver a favorecer al bando de las Cármenes en número, mi nena tenía que ser Carmen.



Para mis Cármenes, decidí un estilo elegante; como soy una romántica empedernida, las rosas me parecen un símbolo con mucha clase de amor infinito. Elegí el rosa fucsia intenso porque así es el amor que siento por ellas, super intenso. Para que destacaran y fueran las rosas las grandes protagonistas, elegí colores bases pasteles, como el crema, el rosa palo y el blanco. La decoración debía ser simple también, así que decidí hacer líneas de diferente grosor y textura en el piso de abajo, y un lacito coronado el piso de arriba.

El bizcocho era un buttermilk de vainilla, relleno de ganaché de chocolate con almendra crocanti y merengue suizo de crema de mantequilla de fresa.

A las Cármenes les encantó, y a todos los que la probaron. Y yo, más contenta que unas castañuelas :)


Besitos dulces!

5 comentarios:

  1. Guauuuu!!que preciosa!!!y tiene q estar deliciosa!!a la vuelta de mi viaje... molaria hacer una.merienda.. mezclando moda y pasteles... y hacer una super entrada de blog!!!un besito
    todas las carmenes son buena.gente xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Car!! Estaba super rica :)
      A la vuelta de tu viaje por supuesto que organizamos algo!
      Que vivan las Cármenes jajajaj Un beso!

      Eliminar
    2. Dulce la tarta y dulce la pastelera,gracias por esa preciosa entrada del blog.
      un besito

      Eliminar
  2. Una estupenda tarta...!con mucho trabajo!. Me quedo por aqui. Bss Acaramelada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias María José, eres más que bienvenida! Voy a mirar tus trabajitos. Besos!

      Eliminar